Palacio construido en el s. XVIII, se concluyó en 1756 siendo Vicario Eclesiástico de Estepa, D. Manuel Bejarano y Fonseca. Es una de las muestras de arquitectura civil más bellas de la localidad. En su fachada la decoración se concentra alrededor de la puerta y del balcón principal, con columnas salomónicas y abalaustradas, escudos y figuras. Se corona la fachada con el escudo vicarial y pontificio. Los ventanales de la planta baja están enmarcados por pilastras y los de la planta superior tienen frontones truncados en cuyo centro se sitúa un elemento decorativo con una cara. A la derecha del palacio, se encuentra la iglesia de la Asunción.

 


Es Monumento Nacional desde 1984 y una clara muestra de la arquitectura civil estepeña. Sus lujosos salones, su entrañable patio, la decorativa bóveda de su escalera y su singular capilla, dan idea del floreciente auge de la aristocracia estepeña durante el siglo XVIII. 

 

Este edificio es de los escasos palacios que aún conserva su mobiliario original, distribución y dependencias como antaño. Es aún residencia de los marqueses.

 

 

Visitas bajo petición previa