SAN SEBASTIÁN

El origen de la iglesia de San Sebastián hay que buscarlo en una ermita de origen confuso, citada por primera vez el año de 1498. Sobre ella se edificó una primitiva iglesia de tres naves que, tras su prematura ruina en 1568, se acordó reconstruirla bajo los planos del italiano Vicente Boyol, maestro traído por el marqués de Estepa. La iglesia actual tiene en planta tres naves principales, correspondientes a la traza original, y dos colaterales ocupadas por capillas.

 

Desde el punto de vista artístico se puede destacar la portada lateral, procedente de la desaparecida iglesia de La Victoria, y la traza de sus retablos, que albergan obras tan importantes como un san Juan Bautista de Luis Salvador Carmona.