NTRA SRA DEL CARMEN

Edificada sobre la antigua ermita del Cristo de la Sangre, la iglesia comenzó a levantarse en la segunda mitad del siglo XVII, aunque se completó y decoró principalmente en el siguiente siglo. Responde, por tanto, a la ordenación predominante en las iglesias barrocas estepeñas: planta de una sola nave y cuerpo adosado para albergar la sacristía y el camarín de la Virgen.

 

A la decoración de retablos y pinturas del interior se une el que quizá sea su valor más importante: la portada principal, una de las más emblemáticas del barroco dieciochesco andaluz y muestra de la importante escuela de cantería local. Fue terminada por Andrés Zabala hacia 1768.